El origen del regalo de empresa

El origen del regalo de empresa
5 (100%) 1 vote[s]

Los primeros regalos promocionales que se recuerdan son los botones conmemorativos, o insignias conmemorativas, de la elección de George Washington en 1789: año también marcado por el inicio de la Revolución Francesa.

Este presidente de los Estados Unidos confió en que ganaría las elecciones si repartía estas insignias, y así fue. George Washington fue el precursor del artículo promocional y, más concretamente, de los pines y chapas publicitarias.

Un dato curioso: en la película La Búsqueda de Nicolas Cage, estrenada en 2004, hacen mención a este botón conmemorativo. Os animamos a que encontréis ese momento del film.

A comienzo y mediados del siglo XVIII se crearon los calendarios promocionales y se comenzó a personalizar elementos de madera, como reglas o el almanaque de los agricultores. Fue a partir del siglo XIX cuando podemos considerar que nacieron los artículos promocionales propiamente dichos.

historia del articulo promocional, el primer regalo de empresa, el primer articulo promocional, la historia del regalo de empresa, botones conmemorativos de george washington, insignias conmemorativas estados unidos

Los pioneros del artículo promocional

 

Jasper Freemont Meek, el dueño de un periódico de Coshocton (Ohio), fue uno de los primeros en contribuir al crecimiento de esta industria. La historia es curiosa: el periodista vio cómo se le caían los libros escolares a un niño, y eso le motivó para que hablara con el Sr. Cantwell, el propietario de una tienda de zapatos local.

Meek convenció a Cantwell para que repartiera bolsas de libros de arpillera personalizadas con un mensaje promocional. El objetivo estaba claro: aumentar el conocimiento del nombre y promocionar la tienda. De esta manera, aumentaría las ventas.

El texto impreso era el siguiente: “compra zapatos Cantwell”; y todo niño que decidera visitar la tienda, se llevaría una bolsa gratuita. El éxito fue rotundo, lo que llevó a Meek a montar su propia empresa de productos promocionales: Tuscarora Publicidad. Hasta 1889, vendería sus artículos sin encontrar casi competencia.

Fue Henry Beach, también dueño de un pequeño periódico de esa ciudad, el primer competidor de Meek. Ambos comenzaron a imprimir sobre cualquier superficie posible: sombreros para los caballos, látigos, bolsas de canicas, calendarios, delantales…

Beach fue el primero en conseguir la impresión sobre carteles metálicos, aunque Meek no tardó en alcanzarle. Ambos tuvieron gran éxito en este mercado y produjeron bandejas impresas que hoy en día son objetos realmente codiciados por los coleccionistas. Los objetos metálicos más famosos son, entre otros, los de Coca Cola.

 

El origen del calendario promocional

 

A finales del siglo XVIII, también fueron dos dueños de periódicos los impulsores del calendario publicitario: Thomas D. Murphy y Edward Burke Osborne, de Red Oak, Iowa.

Con el objetivo de conseguir ingresos extras para mantener sus prensas, Obsborne imprimió una acuarela del nuevo Palacio de Justicia, alrededor de la misma insertó publicidad y añadió un calendario. Fue un éxito rotundo. Es más, es una idea que ha sobrevivido hasta nuestros días.

La idea original del calendario publicitario no fue de Murphy y Osborne, pero sí fueron los primeros en añadir imágenes atractivas a los calendarios. Los consumidores adquirían sus calendarios debido a las imágenes y pinturas que éstos incluían.

 

historia del articulo promocional, el primer regalo de empresa, el primer articulo promocional, la historia del regalo de empresa, botones conmemorativos de george washington, insignias conmemorativas estados unidos

 

El regalo promocional durante los últimos 100 años

 

En 1904 se fundó la primera asociación de este sector: la Asociación Internacional de Productos Promocionales o PPAI en inglés. De todas maneras, hasta las épocas navideñas de los 70s no se vivió el verdadero boom del sector del artículo promocional. A partir de los 90s se extendió el uso de los regalos publicitarios que conocemos hoy en día.

Las empresas se dieron cuenta de los beneficios que estos artículos proporcionaban: fidelizaban a sus clientes, atraían nuevos, aumentaban el conocimiento de marca… y, por consiguiente, aumentaban sus ventas. Si quieres conocer los beneficios del regalo promocional para tu empresa, no puedes perderte nuestro artículo.

En Regalos de Empresa Sequio estamos orgullosos de la historia de nuestro sector, y mejoramos día a día, creando nuestra propia historia. Si te ha gustado el post y quieres mantenerte informado de nuestras promociones y consejos, no dudes en seguirnos en redes sociales y suscribirte a nuestra newsletter.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies